Cuánto miedo, cuánta tristeza

Martes 6 de octubre de 2020. Segunda ola de la pandemia del coronavirus en España. Madrid está confinada.

Me da miedo morirme. Sí, me da miedo irme a dormir esta noche y no despertar mañana.

Me da miedo llegar al final del camino sin haber dado todos esos besos y abrazos que quería por culpa de este virus, sin haber disfrutado de las suficientes sonrisas de mis seres queridos, que entre tanta lágrima a veces se pierde el foco, y no tener la oportunidad de ver cómo crece la gente que me importa.

Me da miedo no haber disfrutado de los suficientes orgasmos, y no haber reído a carcajadas después de tanto tiempo triste. No volver a besarle.

Me da miedo no haberle dicho a mi madre cómo quiero que me entierren y que se quede con la última conversación que tuvimos, aquella en la que le decía que quería que tirasen mis cenizas al mar para no molestar a nadie y que me recordase solo quien quisiera recordarme. Me da miedo caer en el olvido y no haber llegado a ser suficiente.

Me da miedo no descansar en la lápida familiar y a la vez estar en ella, atormentada por mi pasado, por el contexto de aquel cementerio que tantos sentimientos encontrados me produce. No sé donde quiero descansar, si es que los muertos descansan.

Me da miedo no reencontrarme con Chocolate y sus ladridos. Me da miedo que haya algo y también que no haya nada. Y sobre todo me aterra que la mis seres queridos se mueran antes de que yo lo haga, aunque sea ley de vida a veces.

Cuánto miedo, cuánta tristeza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s